¿Cómo crear una Sociedad Multinacional Unipersonal, SMU?

Autora de la foto Slava Bowman en Unsplash

Si no existiera esta definición habría que inventarla, ¿qué es una Sociedad Multinacional Unipersonal SMU? A primera vista la simple unión de las tres palabras parece incoherente, pero dejadme que os explique paso a paso.

Se define como una empresa formada por un individuo o socio que ofrece un servicio global o internacional a través de Internet, basándose en una infraestructura en cloud distribuida y en un equipo subcontratado en remoto e internacional. Sí, esta podría ser una buena definición.

¿De dónde surge esta nueva conceptualización? Parte de la necesidad de arrancar un proyecto empresarial llamado vizologi y enfocado a usuarios de habla inglesa en cualquier parte del mundo.

Desde muchos años antes de comenzar el proyecto, siempre he tenido muy claro que la estrategia de mercado debía ser internacional, en inglés, y 100% digital. Este paso no es trivial, no tiene absolutamente nada que ver la propuesta local con la nacional, y a su vez con la global, incluso teniendo el mismo producto o servicio la naturaleza de su posicionanmiento en el mercado es totalmente diferente.

Figura jurídica.

A través de la plataforma interactúo con humanos de más de 100 paises diferentes, entre ellos España significa un 3% del total. Soy Español, “mucho Español”, y mi pregunta fue como podía encajar esta arquitectura dentro de las figuras jurídicas en España, SL, SA, SLU, Cooperativa, Autónomo, etc.

Me desinformé muy bien en blogs empresariales de abogacía, acudí a consultas directas con abogados, que pensaban que digital, startup y global eran palabras de magia negra. Y finalmente todo apunta que será una SLU en la que se cobrará el IVA intracomunitario. Piuff lo he conseguido!

Indagé más en el tema y llegué a Irlanda con su ecosistema tecnológico único y a Estonia con su e-residency, el primero ha sabido entender el valor de las empresas de desarrollo tecnológico creando un ecosistema económico único, y el segundo es un ejemplo mundial en digitalización de la administración pública, ambos casos me atrajeron no por ninguna ventaja competitiva sobre impuestos, si no porque hablaban mi mismo idioma, entendían mi definición de empresa y me ofrecían las soluciones a mis problemas.

Estamos a años luz en España en este aspecto y sobre todo recalcar la importancia de las ayudas en I+D o de las reducciones de impuestos durante los críticos 3 primeros años de vida de este tipo de compañías. No se trata de burocracia si no de apoyar el capital humano de tu pais que a pesar de las dificultades, está emprendiendo un tejido productivo digital dentro de una nueva actividad económica. Queda mucho camino por recorrer.

Equipo, departamentos y actividades.

Por definición una SMU se compone por un socio o fundador, pero como en cualquier empresa se necesita un equipo, y éste se caracteriza por una subcontratación de un servicio en modo remoto en el que existen tareas core y tareas superfluas.

Tareas de caracter continuo, y tareas puntuales. Hasta la fecha han participado personas de India, Australia, USA, Canadá, Venezuela y España. En las tareas core y críticas se ha confiado en profesionales de perfil y coste alto, y para tareas puntuales en perfiles medios de bajo coste.

En core se considera el diseño del producto, la programación de backend y la programación de frontend. Dada la naturaleza tecnológica del proyecto, estas tareas son clave para la consecución del objetivo.

Como en cualquier otra empresa, una SMU se compone por actividades departamentales, no por departamentos de personas, existe marketing, producto, programación, operaciones e incluso el laboratorio de I+D llamado iLab.

En mis experiencias laborales anteriores tendía de manera natural a una capacidad de desarrollo multitarea frenética, pero en esta SMU, estoy realizando lo contrario. A pesar de haber 5 departamentos, todos confluyen en una única actividad centrada en la generación y cultura del dato.

Dedico el 75% de mi tiempo a la generación del dato y al análisis de datos en todos los niveles, así como un 25% a la gestión del desarrollo de producto, I+D y tareas de gestión.

El gran riesgo que asumí hace meses comenzó con una apuesta arriesgada respecto a la estrategia de marketing en el mercado, afortunadamente está funcionando y la actividad de la generación del dato se constituye en sí misma como la herramienta de venta clave, alimenta a su vez los datos del producto de la web app, y por último establece la base de innovación en iLab para desarrollar los primeros experimentos en NLP.

Todo confluye en una actividad, es una empresa tecnológica centrada en el dato y el riesgo estaba en converger todas las actividades en una cultura del dato.

Si no hubiera funcionado la estrategia de marketing, directamente sería inviable esta SMU, dado que requeriría el 100% de mi tiempo para venta, y aquí fue donde asumí el riesgo inicial, no en la conceptualización del producto si no en la estrategia de marketing.

Se ha intentado realizar la sociedad con 3 socios, luego 2, pero a partir de los 36 años es tremendamente díficil encontrar la disponibilidad tanto temporal como monetaria de tres individuos al mismo tiempo y que coincidan en la misma pasión.

Gran parte del desgaste de energía dentro de este proyecto vino en estas negociaciones, afortunadamente todas las partes hemos sabido resolver las diferencias y reconvertir la configuración a una relación extraordinariamente buena que funciona en modo cliente-proveedor.

Me hubiera gustado montar un equipo de 6, alquilar una oficina con vistas al mar, hacer un gran merchandising, etc. Por supuesto, a quién no. Pero este proyecto multinacional se está gestionando con unos ahorros propios de 10.000 €.

El gran error que identifico entre amigos y gente que me preguntan y que van a emprender, es que directamente se van a montar el equipo de 6, con oficina y merchandising. No se dan cuenta que en esa configuración con 10.000 € tienen para un mes de vida de empresa, o disponen de un mega contrato con unos contactos muy fuertes detrás o que se olviden de la película.

Tendrás que pedir préstamos muy por encima de tus posibilidades y directamente multiplicando x10 el riesgo de tu empresa que ya de por sí al ser digital y con una propuesta innovadora viene con un riesgo alto asociado en la adopción del producto por parte del mercado.

Olvídate de la frustación de no tener socios, o un equipo de seis, o un empresón. Ve a la raiz, y ésta es la unidad, la unidad en una SMU eres tú como fundador, una vez que demuestres que para la mínima unidad el proyecto es viable (que ganarás más de lo que gastarás), entonces piensa que a medio y largo plazo siempre vas a poder escalar a 10, 20 o 30 empleados.

Pero no caigas en el error de ir directamente a 10 personas de equipo, entrar en préstamos, en procesos de start-ups de financiación e historias similares, aquí no estás haciendo viable la empresa, no estás aportando valor, estás cargando de riesgo a tu empresa, pidiendo medios que no has demostrado que necesitas, sobre un valor que es inexistente, intenta empezar muy pequeño y poco a poco ve creciendo de manera sostenible.

Ve a la realidad de tus posibilidades, las que tengas en ese momento entre tus manos, siempre podrás escalar luego, pero no cometas el error de creer que puedes llegar a tener más medios de los que dispones, empezando en un escalón que no te corresponde, cuanto más subas en ese escalón, más dura va a ser la caída.

Os recomiendo ir a la liga de Indie Hackers, leer las historias de estos emprendedores, no son start-ups de 200.000 € y 10 personas de equipo, ni tampoco son autónomos rasos, son ejemplos de medida de empresas ideales que comienzan con unos bajos recursos iniciales (sin préstamos, ni concesiones a inversores) y con una perspectiva de entrada realista entre 2.000 a 20.000 € mensuales.

Como Project Manager me ha tocado asumir la circunstancia de un retraso considerable, quizá ha sido lo que más me ha costado de entender en esta nueva experienca laboral, pero es imposible hacer más con menos, procura que no te genere frustación tu retraso.

El objetivo es darle una larga duración a la empresa a un coste reducidísimo o cercano a cero, presionar en exceso a tus subcontratados pone más aún en riesgo la viabilidad en el corto plazo a parte de generar un clima tóxico y desagradable.

En este punto del camino, me viene a la memoria experiencias anteriores en la que veía a managers con presupuestos de millones de euros y planificaciones a dos años que pedían urgentemente equipos de decenas de personas ante la menor dificultad que aparecía en el proyecto. Al final los retrasos eran los mismos o incluso más, pero aquí el presupuesto era 100 veces mayor, aquí está la diferencia, aquellos proyectos no generaban 100 veces más de valor económico para la compañía.

Piensa en qué puedes hacer con 10.000 €, comienza desde cero, con un pápel y un lápiz, y visualiza hasta donde podrías generar un valor con esos 10.000 €, cuando consigas algo realmente bueno con ese presupuesto y en un tiempo razonable, entonces es cuando estarás preparado para gestionar un presupuesto de 1 millón o 10 millones. Las tragedias vienen cuando la gente no está preparada para gestionar 10.000 € se le da el millón directamente, entrando en una probabilidad caótica.

Recuerda, intenta partir desde la unidad básica en cualquier aspecto del proyecto empresarial, e intenta siempre que desde esa unidad exista la posibilidad de escalar a más, a menos significa el cierre y la ruina.

Internacionalización

A día de hoy,  lo que más me enorgullece es quedarme embobado con mi mapa de analytics y ver que en el día bueno, en el mismo segundo, hay 20 personas conectadas de 16 países diferentes y que simultáneamente están interactuando con un valor que le estoy ofreciendo.

Sé que suena a una simpleza muy obvia, pero este mínimo gesto diario me reconforta, me refuerza en la decisión de vocación global, y me hace feliz, aquí es cuando pienso que esto es lo que quería, estar conectado con una audiencia global.

Éste es el milagro de Internet, olvidar la IA, el Machine Learning, Big Data y todo ese ámbito. La raíz y la esencia de toda la revolución tecnológica que estamos viviendo es que puedas establecer una comunicación punto-multipunto al mismo tiempo entre varios humanos distribuidos en cualquier punto del planeta.

La derivada parte que además tengas algo que decirles, les aportes un valor y compartan contigo sus dos minutos y medio de tiempo.

Insisto, es un bella obviedad, vamos corriendo todo el día y no nos paramos a pensar en qué estamos haciendo, parad en ese minuto de gloria de vuestro analytics y reflexionad sobre todo en lo que os cuento, encontraréis que todo adquiere sentido.

La tecnología nos ha brindado un mundo muy accesible, asequible y al alcance de la mano, como os conté en los artículos de Cacerolas y Economitronics.

La verdadera revolución viene cuando desde el individuo se puede plantear adquirir una infrastructura y procesos propios de una multinacional, la infraestructura tecnológica nunca fue más asequible y distribuida a través del mundo, los costes de subcontratación están al alcance de cualquiera a no más de 3 clicks y un pequeño presupuesto o ahorros. Y lo más importante, la red (Internet) te conecta como idioma único y universal hasta llegar a cualquier cuidadano del planeta.

Cuando confluyen las tres variables, es cuando te das cuenta cómo ha cambiado la tecnología al mundo y a la economía ¡Vamos a por ello! ¡Vamos a intentarlo!

Ensayo de un entrepreneur.

ensayyo-entrepreneur-Pedro- Trillo

Lo sé y lo reconozco, no soporto la palabra entrepreneur, la encuentro maltrecha, vapuleada, o que en cualquier caso muy usada, casi llegando a un desgaste que rodea el sinsentido, y mira que pronunciada suena genial.

Se habrán escrito cientos de miles de artículos en torno al tema, desde cualquier ángulo y perspectiva, hasta llegar a gastar la palabra perdiendo la raíz y el significado.

Pongo especial hincapié en todo el grupo del coaching y similares, en los que su tema estrella y recurrente siempre parte o llega al punto de “animar” una acción emprendedora, pero visto siempre desde la barrera.

Como aquel que le gusta el fútbol y va a animar a su equipo (siempre es el que sabe más, aunque nunca haya jugado al fútbol), o como las cheerleaders de un equipo de baloncesto, que siempre animan pero nunca encestan.

Cuando te des cuenta que hay más cheerleaders que jugadores de baloncesto, intenta salir de ese círculo y ve a la raíz, a los que lo han hecho, o a los que lo están haciendo, y con más detalle céntrate en los que han fracasado más que en los que han triunfado, aprenderás mucho más del fracaso que del acierto que es volátil y caprichoso.

Comenzar una empresa, además de intentar poner en marcha una idea innovadora, no deja de ser una yincana de errores y fallos, un proceso de experimentación, no deja de ser un valor de aprendizaje continuo, un ejercicio quasi científico me atrevería a decir, los errores serán tus mejores aliados, convive con ellos, aprende de ellos y cuando lo tengas cerca el acierto, deshazte de todos ellos, perdónalos pero nunca los olvides.

Para llegar al siguiente acierto, te acompañaran más errores, no te preocupes, siempre van a estar ahí, y si vienes de una trayectoria de empresa tradicional en el que el error se paga a un precio altísimo, piensa que emprendiendo, él va a ser el mejor aliado, equivocaté, equivocaté mucho, muy pronto e intenta que sea muy barato.

Ya no estamos hablando de usar metodologías como Design Thinking o Lean Startup. Si no del sentido común, la actividad emprendedora se basa en unas reglas variables y volátiles, para llegar a entenderlas el primer paso pasa por desaprender todas las reglas anteriores tradicionales en las que te basabas, entiende que la incertidumbre y el riesgo te van a acompañar en cualquier punto del camino.

Si tus cimientos laborales y personales siempre se han basado en la seguridad y la certidumbre, olvídate de emprender, esto no es para tí, continúa con tus hobbies a la salida del trabajo, pero no te metas en una actividad emprendedora o vas a pasar un mal rato.

Emprendiendo los frutos se recogen al final, no al principio, tu sueldo no va a aparecer a final de mes, en un largo tiempo, y tus objetivos se llevarán parte de tus ahorros, entiende que estás invirtiendo “en tí mismo”, no estás ingresando un salario mensual en tu cuenta, el premio está al final no al principio.

Por mucho que te hayan mitificado la acción emprendedora, se honesto y piensa si eres de los que le va la marcha, la acción y correr riesgos o por contra de los que se abrazan a las seguridades, no es ni mejor el emprendedor ni peor el no emprendedor, no nos equivoquemos, ambos se admiran, es una cuestión de ser honesto con uno mismo y pensar en como es tu personalidad ¿qué quieres hacer cuando te levantes por las mañanas? y sobre todo y los más importante ¿por qué lo quieres hacer?

Rompe la barrera del no va a ver sueldo a final de mes durante un periodo, libérate y cuando los consigas, verás que el premio está en el largo plazo, rompe el esquema cortoplacista y conformista de mi sueldecito, mis tapitas y mis viajecitos, y entiende que emprender significa un gran sacrificio tanto en tiempo como en esfuerzo, si te pilla flojeras, déjalo, necesitas las pilas muy, muy cargadas, la energía la vas a necesitar en todo momento.

Hay momentos extraordinariamente buenos a nivel personal, llegas a sentir la realización plena, una fuerza que te llena en todos los sentidos, que te hacer sentir realmente útil y satisfecho.

De igual modo hay momentos muy duros, de incertidumbre cuando realizas un producto innovador, de sacrificio cuando te absorbe todo tu tiempo, y sobre todo de romper con todo lo anterior, somos humanos y de costumbres, salir del confort, significa no acostumbrarte a tus experiencias laborales anteriores, a lo que has vivido antes, tienes que explorar y abrir un camino nuevo en el que te encontrarás muchas dificultades.

Rompe el molde, reinventa las reglas, y si estás haciendo algo innovador, desaprende cualquier norma de la que vengas, si no lo haces nunca vas a conseguir algo realmente único y diferente.

Piensa que el por qué de una acción emprendedora innata o natural, busca siempre trabajar las necesidades más complejas definidas por Maslow, llegando a centrarse en Estima y Autorrealización. No emprendas con la idea principal de conseguir dinero, no va a funcionar, intentar mantener ese equilibrio es complejo.

El hastío profesional o laboral viene cuando no llegas a las últimas pantallas del video juego, entonces ves que tus necesidades básicas están cubiertas, pero no alcanzas a resolver las más complejas.

 maslow

Llegado a este punto, piensa que en los primeros años de emprender, debes invertir el orden que llevas grabado en tu cabeza desde que acabaste tus estudios, en el que dedicas gran parte de tu tiempo para conseguir el dinero que cubra tus necesidades básicas, y las no tan básicas, dejando tus “pasiones” en un modo hobby de domingo, o aquello que realizas cuando sales del trabajo.

tiempo — dinero — pasiones

Cuando emprendas intenta invertir el orden y ten en cuenta que lo único realmente valioso es tu tiempo, y lo más importante, en qué y por qué lo inviertes:

tiempo — pasiones — dinero

¿Qué son las pasiones? piensa que es aquello que harías gratis, sin cobrar, aquello para lo que eres extraordinariamente bueno, aquello que consideres que eres único y totalmente diferencial (una vez lo hayas validado), aquello que tengas dentro innato, que no te cueste esfuerzo, y que a su vez sea un campo en el puedas desarrollar un valor extra excepcional, cuando lo consigas el dinero vendrá a continuación.

Siempre me gusta usar el símil de los signos del zodiaco para reflexionar sobre la trayectoria profesional que en algún punto te lleva a la acción de emprender una empresa, yo soy Piscis con ascendencia a Acuario.

Trabajando era un IT Project Manager de Despliegues y Operaciones con una clara ascendencia a Estrategia, Desarrollo de Negocio y Producto, llegó un punto en el que Acuario llegó a tener un valor añadido tan alto y diferencial, que prácticamente dejaba a Piscis en un estado previo de pivotaje continúo, que nunca se pudo llegar a materializar, la idiosincrasia del medio en el que movía anulaba en si misma cualquier movimiento diagonal y lógico.

Soy Millenial y reconozco el gran problema de impaciencia que tenemos nuestra generación, vivimos en una especie loop acelerado, en el que lo queremos todo ya y rápido, nos frustamos muy rápido, y no entendemos los procesos largos a diez años dentro de las empresas.

Mi deadline para emprender lo establecí para que fuera antes de los 36, esta decisión la tomé a los 33, de hecho la gran “idea” me llegó a los 35, familiares y amigos, siempre me han preguntado que por qué no me compraba un coche nuevo o una casa en la playa, mi respuesta ahora y hace 10 años siempre fue la misma. Cualquier mínimo ahorro que pudiera obtener iba dedicado a un fin; montar una empresa y desarrollar una idea propia.

De hecho considero incluso que me he hecho viejo y hasta que llego tarde, pero vamos a por ello, merece la pena. En este último año me he encontrado en el camino con recién graduados de entre 23 a 24 años, con su aplicación nueva en el marketplace, y hablándote con una seguridad pasmosa digno del mismo Steve Jobs, quizá sea lo que más me ha impresionado en toda mi carrera profesional, un chico de 23 años que tiene total y absolutamente claro que su acción emprendedora es totalmente vocacional, y que sin acabar su título universitario tiene clarísimo que quiere ser empresario, ¡bravo por él!

A nivel personal, os puedo decir que no soy el mismo profesional que hace un año, más que transformarme, he mutado en un rol nuevo, me he reinventado y me encanta la sensación, lo haré una y mil veces más, el confort lo encuentro dentro de un proceso de cambio continúo.

Cada día de emprendedor ha sido una absorción de toneladas de nuevo conocimiento, que poco a poco he ido moldeando, alcanzando unos niveles de motivación altísimos, a veces pienso que la mayor motivación laboral se encuentra simplemente en adquirir continuamente nuevo conocimiento, aunque en la gran mayoría de ocasiones se priorice la escala vertical dentro del organigrama.

Un día de emprendedor, lo podría traducir en 10 de asalariado, las reglas son diferentes y el ingenio te hace mantenerte alerta de manera constante, no por mirar a la competencia, si no por ver cómo puedes mejorar tú, y cuanto valor puedes escalar, en lugar de pensar de manera lineal, tiendes a la exponencialidad.

Analiza que según dicen algunos, sólo un 3% de la población es emprendedora, la que dicen que emplea al 97% restante y que del 3% mucho menos del 1% tienen la capacidad innata para innovar.

Luego te recomiendo que te des toda la libertad del mundo para crear lo que que te venga de dentro, date el capricho, cualquier profesional debería hacerlo al menos una vez en su vida, ya sea cuando acabes la universidad o cuando tengas 80 años, es necesario, es muy recomendable, es una experiencia tremendamente enriquecedora.

No sé como llegué hasta aquí, pero aquí me hallo dentro del entrepreneurship, no entiendo si fue causal o vocacional, el dragón siempre estuvo revoloteando, unas veces dormido y otras muy despierto, pero tocó la hora de dejarlo volar con un buen plan de vuelo.

Para que lo entendáis podría cerrar mi empresa dentro de un año, por que ha ido todo muy mal, no hay mercado, nadie lo entiende, yo que sé, el motivo que fuera, que no ha habido suerte, si acabara en un fracaso nunca me quitaría la sensación de haber hecho lo que quería y debía hacer, así como la experiencia de un proceso de aprendizaje único y excepcional, una fase de experimentación y crecimiento, que sencillamente la necesitaba.

El mayor fracaso hubiera estado en no haberlo intentado nunca, en llegar a mis 50 mirar hacia atrás y decir ésto lo tenía que haber hecho, no me gusta donde estoy, ni lo que soy, aquí vendría el fracaso real, todo lo demás ha día de hoy ya ha merecido la pena, y siempre será un experiencia única para los próximos pasos.

Mi último consejo os lo resumo en una palabra:

“ACCIÓN”

Pedro Trillo, foundər of vizologi.

vizologi.com

 

La semana laboral de 4 horas

Sinópsis

Olvídate del trasnochado concepto de jubilación y deja de aplazar tu vida: no hace falta esperar, existen demasiadas razones para no hacerlo. Si tu sueño es dejar de depender de un sueldo, viajar por el mundo a todo tren, ingresar más de 10.000 euros al mes o, simplemente, vivir más y trabajar menos, este libro es la brújula que necesitas.

Biografía del autor

Timothy Ferriss es emprendedor y trotamundos. Habla seis idiomas, dirige una multinacional desde cualquier lugar del mundo a través de un acceso inalámbrico a Internet, ostenta un récord mundial de tango, ha sido campeón nacional de kickboxing en China y actor en una serie de televisión de máxima audiencia emitida en Honk Kong.

Libros recomendados del 2015

IMAG0177

A continuación os muestro los tres libros favoritos que vienen del 2015, aprovecho la ocasión para anunciaros que en 2016 se incluirá una biblioteca de consulta en el blog de Tecnología + Sociedad = Cambio.

The 4-Hour Workweek:

Reseña del editor

Olvídate del trasnochado concepto de jubilación y deja de aplazar tu vida: no hace falta esperar, existen demasiadas razones para no hacerlo. Si tu sueño es dejar de depender de un sueldo, viajar por el mundo a todo tren, ingresar más de 10.000 euros al mes o, simplemente, vivir más y trabajar menos, este libro es la brújula que necesitas.

Biografía del autor

Timothy Ferriss es emprendedor y trotamundos. Habla seis idiomas, dirige una multinacional desde cualquier lugar del mundo a través de un acceso inalámbrico a Internet, ostenta un récord mundial de tango, ha sido campeón nacional de kickboxing en China y actor en una serie de televisión de máxima audiencia emitida en Honk Kong.

Business Model You:

Reseña del editor

El bestseller internacional Generación de modelos de negocio introdujo un método visual único para resumir y reflexionar de forma creativa sobre cualquier idea de negocio o producto utilizando una sola hoja de papel.En Tu modelo de negocio, este eficaz recurso de emplear sólo una página se utiliza para enseñar a los lectores a esbozar «modelos de negocio personales» que les revelen nuevas formas de adaptar sus competencias al cambiante mercado laboral con el objetivo de encontrar alternativas ―personales y profesionales― más satisfactorias. Este libro te ayudará a definir tu modelo de negocio y, en consecuencia, a mejorar tu trayectoria profesional

Biografía del autor

Alexander Osterwalder junto con Yves Pigneur, es autor del libro Generación de modelos de negocio Ambos profesores de la Universidad de Laussanne y especialistas en Sistemas de Información, a través de las aportaciones hechas por 470 estrategas que trabajan en empresas de 45 países distintos.

Yves Pigneur junto con Alexander Osterwalder, es autor del libro Generación de modelos de negocio Ambos profesores de la Universidad de Laussanne y especialistas en Sistemas de Información, a través de las aportaciones hechas por 470 estrategas que trabajan en empresas de 45 países distintos.

La Gran Oportunidad:

Reseña del editor

Todos sabemos que estamos en un mundo que está cambiando de manera irreversible a través de la tecnología, y somos conscientes de que debemos evolucionar con él. Sin embargo, no siempre sabemos cómo hacerlo. Este libro tiene un enfoque sencillo, didáctico e inspirador, al alcance de todos. En él encontrarás un esquema fácil con las claves imprescindibles que todo gestor debe conocer para emprender con éxito la transformación digital, que supone una enorme oportunidad de progreso para empresas y personas. Hasta hoy hemos estado, sobre todo, «jugando con tecnología», familiarizándonos con ella de un modo lúdico. Sin embargo, ahora toca aplicarla masivamente también en el entorno económico. Ahora empieza la «segunda parte del partido», con otras reglas, donde nadie es definitivamente pequeño, donde el resultado aún no está escrito y aquellos que integren el BigData, las redes sociales, las capacidades de la Nube, en definitiva la tecnología digital dentro de sus procesos, tendrán muchas opciones de ganar el partido. España es un país con grandes empresas, pero sobre todo es un país de pymes, si éstas dan el salto al mundo digital, toda la economía española notará ese impulso. Este libro quiere contribuir a mostrar cómo hacerlo. Hay todo un mundo por conquistar y es digital.

Biografía del autor

José de la Peña Aznar actualmente es socio y asesor estratégico de la agencia de comunicación Neolabels. Con treinta años de experiencia en sectores tecnológicos y de telecomunicación en áreas como: estrategia, tecnología, regulación y relaciones institucionales. Ha participado durante diez años en la elaboración del Informe de la Sociedad de la Información en España de Fundación Telefónica. Ponente y autor de libros como Historias de las telecomunicaciones… cuando todo empezó o Aprender de los mejores, hoy compatibiliza su actividad profesional con cursos sobre transformación digital. Físico de formación y PDD del IESE.

Mosiri Cabezas Ceballos es directora de Transformación Digital y Aceleración de Proyectos en Telefónica, con más de dieciocho años de experiencia en el desarrollo y despliegue de servicios digitales para Europa y Latinoamérica. Previamente desempeñó puestos de responsabilidad en las áreas de negocio, marketing y marca. Economista de formación, completó su formación en Francia y realizó un master en e-business en el IE. En su rol actual lleva a cabo labores de consultoría interna impulsando el despliegue de servicios digitales (M2M, seguridad, cloud, vídeo…) y optimizando la estructura y sus procesos para afrontar el reto de su transformación digital.

 

Saludos, espero que os gusten las recomendaciones.

Pedro Trillo, foundər of vizologi.

vizologi.com