Navegando la certidumbre en un mar de incertidumbres.

Cementerio de moda de Atacama, Chile.

Cada vez se complica más el ejercicio de planificar el año que viene, el escenario cada vez es más inestable y complejo, ya sea a nivel nacional o internacional, todo está interconectado; Al final nos va a tocar llamar a «Houdini» para que nos resuelva el acertijo.

En conversaciones personales con amigos, o en las profesionales con clientes de todos los tamaños hay un patrón común, la sensación de incertidumbre paraliza las decisiones, y nos mantiene es un estado de semipivotaje y alerta continúo hacia un lugar que no entendemos muy bien a dónde va.

Todo esto lo envolvemos en un regalo de crisis encadenadas e inflación por la nubes, crisis climática, crisis de la cadena de suministro, crisis de microchips, crisis de materias primas, crisis, crisis, y crisis, de cualquier color y tamaño, la crisis existencial del concepto de abundancia, basándonos en un capitalismo de crecimiento infinito con unos recursos que siempre fueron finitos.

Como os comenté en el artículo de Corona has parado al mundo nos encontramos en ese periodo transitorio duro que venía tras la pandemia, en el que el antiguo sistema no muere del todo y el nuevo no acaba de nacer, en esta transición acelerada y forzada por una crisis sanitaria.

Se produjo un RESET y al levantar el sistema operativo de nuevo, nos dimos cuenta que nos cambiaron los iconos de sitio en el escritorio, perdimos la información que no estaba guardada, aparecieron nuevas aplicaciones que no sabíamos que teníamos instaladas, y de vez en cuando te aparece el pantallazo azul.

El mundo no es el mismo, pero sin embargo le seguimos llamando a todo capitalismo, en el momento que cambiemos a una economía circular no será capitalismo, en el momento que la producción automatizada vuelva al origen sin depender de China no será capitalismo, en el momento en el que un IA te haga el 70% del trabajo no será capitalismo, en el momento en el que la energía proceda mayoritariamente de fuentes infinitas no será capitalismo, en el momento en el que nos basemos en una sociedad del beneficio entre «steakholders» en lugar de «shareholders», nada será lo mismo y aquí estaremos muy cerca de la ansiada abundancia.

En resumen, a lo que viene no se le podrá llamar capitalismo, porque no sigue los principios básicos en los que se basa en capitalismo.

La catedra que impuso Adam Smith sobre 1776, está absolutamente desfasada, disponemos de tecnologías, conexiones, y modos de generar riqueza que convierten los principios de Smith en papel mojado.

Si Smith levantara la cabeza, ¿Cómo le explicaríais qué es un NFT? ¿Cómo le explicaríais que puedes plantar dinero, y montar un granja de minado de criptomonedas alimentada con energía solar para especular con un activo digital que se llama criptomoneda?

Soy de la opinión de que las decisiones y acciones que tomes hoy, van a definir tu supervivencia en los próximos diez años. Ante la parálisis piensa que debes actuar, no estamos en tiempos de conservadurismos porque todo lo que te rodea está cambiando a una velocidad de vértigo.

Y no es porque lo diga el futurólogo de turno mirando a la bola de cristal, si no porque ya está la inversión aprobada, y ya están en marcha las grandes transformaciones climáticas y digitales, luego estamos en la primera fase de implementación, la construcción del escenario de juego de los próximos 10 años está ya en marcha.

Grandes cambios se avecinan en nuestra forma de trabajar. Parecía que las profesiones de camioneros o tabiqueros estaban en riesgo, pero no estamos entendiendo nada, la disrupción vendrá en todas las profesiones conectadas a la sociedad de la información, y es este grupo estamos muchos conectados, la Inteligencia Artificial va a transformar radicalmente nuestra forma de trabajar.

Os lo dice uno que lleva invertido más del 40% de su jornada laboral de 2021 en la construcción de una IA generativa, si eres directivo de una empresa y estas leyendo este artículo, préstale atención y dedícale tiempo, su capacidad transformadora es tan potente, que si no lo tienes en cuenta hoy, tu negocio puede desaparecer mañana en cero coma.

Entendiendo la ley de Amara, en la mayoría de los casos, los seres humanos tendemos a sobrestimar los efectos de una nueva tecnología a corto plazo, mientras que subestimamos su efecto a largo plazo. Con la IA ya entramos en fase de implementación, el «hype» ocurrió hace 4 años, ahora estamos empezando a construir ese largo plazo, y estamos subestimando sus efectos en la economía de los países que no estamos haciendo los deberes.

Va a ser muy difícil que un robot de Boston Dynamics te cambié el tubo sinfónico de tu baño, y más difícil va a ser que encuentres a un buen fontanero, las nuevas generaciones no quieren trabajar en las profesiones tradicionales, prefieren cobrar menos y lanzar su canal de gaming en Twitch, las preferencias están cambiando, los hábitos de consumo están cambiando también, los cambios se confirman cuando el «prosumer» productor-consumidor cambia la estrategia, y se redefine completamente un mercado.

Este cambio de mentalidad empodera al individuo, en Estados Unidos más del 70% de la población tienen lo que ellos llaman «side hustles», hobbies como dar clases o vender tartas online para sacar un dinerillo extra.

En pandemia una gran masa de gente se enfocó más, en lo que hacen fuera del trabajo que en lo que hacían dentro de él, cada vez es menos atractivo aplicar para senior consultant en KPMG, han cambiado las preferencias y los estilos de vida, junto con la tendencia alcista de «freelances» y unido a la absoluta deslocalización del trabajo en remoto. La gente lo ha probado, y les ha gustado la experiencia, se sienten más libres y empoderados que nunca.

Por contra estamos viviendo el periodo de megamultinacionales más «heavy» de la historia, hay una relación directa entre la subida de freelances con el tamaño que está alcanzando el oligopolio GAFAs (Google, Amazon, Facebook y Apple) y similares.

Éstos se basan en efectos de red. Cuanto más crecen estos efectos, más grandes se vuelven estas empresas y más parte de la economía representan. Redefiniendo el papel y las relaciones entre estados, empresas y ciudadanos.

Luego tu futuro ya no se definirá por lo bien que haces los informes y cómo te quedan de way las gráficas, tu futuro se va a definir por cómo compitas en CREATIVIDAD, los Youtubers se dan de tortas para ver quien hace el contenido más creativo y para ver quien llama más la atención, para capturar su couta de mercado.

Este concepto se trasladará a muchos ámbitos empresariales, nunca fue tan importante la diferenciación como en los tiempos que vienen, no sólo te tendrás que diferenciar, sino que tendrás que ser ético en tu propuesta de valor, ante la crisis de desinformación que estamos viviendo, lo auténtico adquiere un valor incalculable.

Atiende a las marcas más potentes de LinkedIn, todas son personales, y todas aportan un valor de autenticidad extraordinario; Ser tú mismo, vende, publicar tus vulnerabilidades en público, vende, los consumidores no queremos productos enlatados o encorsetados, seguimos a personas que nos han despertado una emoción entablando un diálogo dentro de una conversación honesta.

El «Greenwashing» unido a «Digitalwashing» pasará factura a aquellas marcas que lo están practicando, el consumidor cada vez es más consciente, y no le tiembla en pulso en penalizar aquello que no sigue sus valores, sé auténtico vendas lo que vendas.

Innovación, imaginación y creatividad al poder de las empresas, ya no son los retales olvidados en un cajón de la oficina, piensa que ahora están en el centro del tablero. Las empresas siempre priorizan la operación y la gestión como el motor de la actividad, se centran en la optimización de modelos de negocio estables.

En lo que nos viene por delante, ese motor va a ser automatizado, luego piensa que la innovación deber ser el motor de tu empresa, y debes comenzar desde ya, innovar es un proceso duro y largo, no te equivoques.

Las empresas establecidas ya no pueden pensar en términos de optimización de un modelo de negocio establecido porque la ventaja competitiva se está desvaneciendo más rápido que antes.

Si reflexionas, toda gran empresa se fundó en un acto de imaginación extraordinario, una idea que iba en contra de la sabiduría convencional de la época, acuérdate de la que montó Henry Ford con un carro propulsado por un motor de combustión, cuando todo el mundo utilizaba un carro propulsado por caballos.

120 años después, una pequeña representación de su equipo de D-Ford de Palo Alto, son clientes de Vizologi, y no buscan nada más que convertir su empresa en una «máquina de imaginación infinita».

Mis mejores deseos para 2022, os agradezco el apoyo recibido en el blog durante este año, somos poquitos, pero ilustres y folloneros, me alegra ver en el analytics que cada año seguís ahí, y os emplazo a nuevas aventuras blogueras para el año que viene ; )

¡Feliz año nuevo!

Pedro