La crisis de identidad de Internet

Fotografía realizada por Joseph Chan en Unsplash

Desde sus inicios, Internet nació para todos como un medio de comunicación universal en el que se conectan personas intercambiando información a través de máquinas.

En la actualidad, su inventor Tim Berners-lee, aclara y afirma que se ha desvirtuado el objetivo principal de la herramienta, intoxicándose por fuerzas poderosas que trabajan para monopolizar Internet hacia un beneficio propio. Realizando una llamada a la urgencia y la reinvención del medio para devolver al usuario el poder sobre sus datos.

La excesiva concentración del canal en Google y Facebook, de algún modo han convertido a Internet en una mera transacción comercial, económica, y publicitaria, en la que la navegación y los datos de un usuario generan un valor de en torno a los 20€ mensuales, los editores alojan espacios para distribuir publicidad, y los publicistas pagan por capturar la atención de los usuarios en el medio.

Tal y como expresa Berners, la nueva era de Internet, se va a basar en devolver al usuario el poder sobre sus datos, los describe como “personal empowerment through data”, en la que el usuario va a decidir en todo momento cual va a ser el uso de sus datos, a través de la plataforma llamada Solid.

Debido a su edad, Internet se puede considerar como un adolescente, en el que han comenzado a aparecer los primeros problemas, no os voy a hablar de las fake-news, vamos más allá y os voy a realizar una reflexión que merece la pena, para que entendamos la gravedad del asunto.

Recordad que Cambridge Analytica accedió a datos de millones de usuarios en facebook, realizando una micro segmentación de mensajes políticos que manipularon la intención de voto de millones de americanos, hasta el punto de llegar al poder Trump, un señor, que a continuación rompió todos los tratados internacionales de París sobre el objetivo global de reducción de emisiones de CO2 para 2050.

La decisión de que el país más industrializado del mundo, rompa acuerdos de reducción de CO2 durante el periodo que gobierne Trump, supone el cumplimiento del hito de 1.5 grados de calentamiento global antes del 2030, provocando unas consecuencias impredecibles que a día de hoy no podemos ni alcanzar a entender.

En Internet, los efectos mariposa unidos a la manipulación y mal uso de tus datos personales, puede acarrear efectos incontrolados sin precedente, la manipulación sobre la decisión de voto de un millón de personas en Estados Unidos, puede derivar en un cambio climático acelerado para el resto de habitantes del planeta.

Luego, es urgente y necesario un cambio de época en Internet que se sustentará sobre dos vectores básicos:

  • Reinvención del modelo de negocio basado en publicidad.

Cabe destacar que no existe una crisis económica real en un Internet basado en publicidad, que las previsiones del uso del ad-blocking crezca a más de un 20% de los usuarios de Internet, no va a mermar que Google y facebook ingresen más capital inyectado por los publicistas en las previsiones de los próximos años. Cada vez será más caro invertir en publicidad en medios digitales y menos eficiente a la vez.

Datos ofrecidos por stadista

Datos ofrecidos por emarketer

Se trata más bien de una crisis de identidad sobre el modelo de negocio del medio, que por naturaleza nació sin una estrategia de monetización, las grandes plataformas que crecieron en Internet fueron las que aplicaron la publicidad como sustento entre la red, el acceso a servicios gratuitos, y la transacción de los datos de los usuarios.

En Internet no estaba escrito que esto sucediera, los primeros fueron los que vieron de qué manera podían monetizar.

Como en cualquier compañía, ningún modelo de negocio es perpetuo, ni dura más de cien años, la velocidad a la que se mueve Internet, sugiere aún más la revisión y variación del mismo para adaptarse al cambio, en los próximos años veremos como anecdótico el problema que hubo con Cambridge Analytics, se sucederán escándalos de magnitudes proporcionales o mayores, basados en privacidad y mal uso del dato, que de algún modo harán replantearse al usuario de bajo conocimiento el cómo debe usar Internet.

La publicidad resulta molesta para el usuario, caro e ineficiente para el publicista, y muy poco provechoso para el editor. Tanto Google como Facebook están tardando mucho en replantearse cambios en su modelo de negocio que provoca rechazo a todas las partes, no es suficiente con ofrecer una suite de servicios y productos gratuitos para cautivar al usuario en su entrega de datos, ya que al ser un modelo hackeable y manipulable conlleva de manera inherente un alto riesgo asociado.

  • Uso de Blockchain como plataforma transaccional.

Hace algunos meses me planteé un experimento para vizologi (la empresa que dirijo), indagué en la raíz de lo que significa ser una empresa digital al 100%. Pensé cuál era el valor intangible que se genera entre el contenido gratuito que ofrezco respecto al provecho que obtengo del usuario. La reflexión me trajo que la atención del usuario traducido en el tiempo de su sesión era el auténtico valor digitalizable obtenido.

Pensé en cómo traducir ese intangible en un valor digital, es decir, el valor de mi empresa 100% digital debía tener una valoración nativa digital, no estoy hablando de €, sino en cómo traducía la atención de la sesión del usuario en un activo nativo digital, luego pensé un crear mi propia criptomoneda (mis propios “vizos”), y la segunda fase del experimento consistió en tokenizar los tiempos de la sesión hacia un valor digital.

La idea era sacar un valor digital puro, y que los 0101010101010111s que has programado generen un valor nativo en el mismo lenguaje 1010101111001010s, siendo el tiempo y la atención que te dedica el usuario el valor transaccional.

La tecnología que utilicé requería de muchos recursos por parte de la máquina del usuario, y ese experimento se quedó en standby por una limitación técnica. A futuro, con tiempo y medios se recuperarán estos desarrollos.

Sin embargo hace unas semanas llegué a un link revelador y conocí el nuevo proyecto del cofundador de Mozilla y Firefox e inventor de Javascript, Brendan Eich.

En la plataforma de Brave, el tiempo se mide y se tokeniza, de hecho el propio nombre del token es muy revelador, se llama Basic Attention Token (BAT), y la plataforma reinventa de una manera tremendamente creativa, el molesto y peligroso modelo de negocio publicitario de Internet.

Brave nace con tres propuestas de valor básicas:

1º Brindar a los usuarios una experiencia de navegación más segura y más rápida.

2º Generar un nuevo estándar y activo descentralizado para valorar la atención del usuario en la publicidad digital.

3º Mejorar radicalmente la eficiencia del actual estándar publicitario.

Por un lado, los usuarios reciben recompensas por parte de los anunciantes a través de BATs premiando su tiempo y atención. Del mismo modo pueden donar su participación en los ingresos a los editores de contenido a través micro pagos.

Por el otro, los editores aumentan su participación en los ingresos mientras reciben BATs según la atención de los anunciantes y las donaciones de los usuarios.

Y finalmente, los anunciantes reciben mejores informes al lograr un mayor retorno de la inversión al tiempo que reducen el fraude y la publicidad maliciosa.

Conclusiones.

Internet explorer prácticamente desapareció tras la irrupción en el mercado de Chrome, Brave podría adquirir parte de la cuota de mercado de Chrome, en Internet nada está escrito, los cambios drásticos y masivos ya se han producido de manera espontánea apoyados por un efecto de red.

El medio en sí, tal y como está diseñado, puede generar este tipo de cambios inesperados. Los grandes imperios de Internet existen, pero las normas del medio se reinventan constantemente.

Si Brave, u otras opciones diferentes que lleguen, adquirieran tan sólo a la cuota de mercado que tiene Firefox, ya significaría un cambio sustancial y disruptivo dentro de escenario de Internet.

En un medio de comunicación que va mutando hacia una plataforma cada vez más transaccional, adquiere todo el sentido que la nueva capa de blockchain reinvente la crisis de identidad del modelo de negocio de Internet.

¿Serán testimoniales este tipo de plataformas basadas en Ethereum? Quizá, quien sabe, el tiempo nos dará la razón. De lo no queda duda, es que quizá dos de los mayores disruptores de los últimos 20 años como son Google y Facebook, deban comenzar a replantearse su modelo de negocio seriamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *