Nómadas digitales, nuevas formas de vida

En la definición de nómada se puede decir que se trata de comunidades o pueblos que se trasladan desde un lugar a otro.

Los orígenes parten de la prehistoria en la que se desarrollaron movimientos nómadas motivados principalmente para la obtención de alimento o por condiciones climáticas y coyunturales adversas.

A día de hoy está surgiendo un movimiento denominado como Digital Nomadque aprovecha y combina las ventajas que nos ofrecen las nuevas tecnologías con la inquietud de viajar a través del mundo. La filosofía es que con un portátil y una conexión wifi se puede trabajar desde cualquier parte del mundo.

Se suele tratar de personas que de origen disponen de alimento y condiciones favorables, pero que de algún modo el hecho de recrearse en las nuevas experiencias les hace pensar en un nuevo modelo de trabajo y vida más atractivo.

De hecho, si lo pensamos, estamos en medio de una transición en la que las pertenencias físicas y los valores de arraigo sobre productos y servicios se sustituyen por el valor de la experimentación unida a una mayor libertad de movimiento en todos los sentidos.

El perfil del nómada encajaría dentro de lo que se ha catalogado como la generación millennials (aquellos nacidos entre 1980 y 2000) que son nativos digitales y con mayor nivel multicultural que las generaciones anteriores. Son personas que han viajado más, conocen más culturas y, en consecuencia, disponen de otro prisma a la hora de plantear el trabajo.

Se tendría que redefinir el término nómada hacia los nuevos movimientos culturales que están habiendo, ¿qué es un nómada? ¿Un viajero, un aventurero, un freelance digital, una evolución global que exprime las nuevas posibilidades de la share economy y las herramientas digitales?

A priori, las profesiones en las que más se está notando este movimiento son aquellas asociadas al diseño, la programación o el blogging, aquellas en la que resulta más fácil la externalización de tareas. Pero poco a poco se van incorporando nuevas necesidades y profesiones en las que no sea imprescindible la asistencia y la cercanía física. Las previsiones apuntan a que un 25% de trabajadores freelance realizarán trabajos bajo demanda para el 2025.

El planteamiento radica en mejorar la productividad, valorando la contratación por resultados, maximizando el rendimiento y minimizando costes asociados a oficinas físicas y desplazamientos, y de igual modo mejorar los procesos creativos y de innovación debido a la apertura de las nuevas posibilidades que se despiertan en los viajes.

Independientemente de la profesión, para poder gestionar proyectos, servicios y trabajos de esta índole, los niveles de parametrización de tareas deben estar muy avanzados previo a la contratación remota.

A partir de esta necesidad se está creando todo un ecosistema, desde herramientas digitales online diseñadas adhoc como puedan ser Asana o Focus@will, hasta comunidades en las que se comparten lugares y experiencias como Nomadlist o plataformas de trabajo freelance online como Working Nomads.

Queda mucho camino por recorrer en torno a servicios que aseguren las asistencias médicas o bancarias globales y que se adapten a esta flexibilidad, así como el encaje de las políticas de inmigración de los países respecto a la duración de este tipo de estancias, las cotizaciones, impuestos, pensiones, etcétera.

Sobre la barrera que pueda producir el idioma se están dando pasos de gigante en las traducciones simultáneas remotas. Skype, junto con los últimos desarrollos de Microsoft en este campo, ya te ofrece esta posibilidad.

En cualquier caso, más que considerarlo como tendencia, se podría tratar de un modo de trabajo y vida a futuro con muchas posibilidades debido al crecimiento de la demanda de freelances, la extensión de las Share Economies, así como el uso de servicios bajo demanda de muchas industrias que unido a la masiva globalización favorecerá y aumentarán en unos años la experiencias colaborativas, multidisciplinares y multiculturales con personas de distintas nacionalidades y desde cualquier parte del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *