¿Cómo empezó todo este lío del BIG DATA?

Universidad de Pensilvania a 15 de febrero de 1946: John Presper Eckert y John William Mauchly revelan el secreto acautelado durante los duros años de la Segunda Guerra Mundial, el “Proyecto PX” ve la luz.

27 toneladas de hierro, 17.468 tubos de vacío, 7.200 diodos de cristal, 1.500 relés, 70.000 resistencias, 10.000 condensadores y cinco millones de soldaduras dieron forma a ENIAC, la primera máquina inventada para el cálculo y la estadística de propósito general. Era capaz de realizar cerca de 5.000 sumas y 300 multiplicaciones por segundo.

Seis valientes mujeres, Betty Snyder Holberton, Jean Jennings Bartik, Kathleen McNulty Mauchly Antonelli, Marlyn Wescoff Meltzer, Ruth Lichterman Teitelbaum y Frances Bilas Spence, fueron las encargadas de programar esta computadora.

Su mentor, Herbert Simon, tuvo un sueño y quería conseguir una máquina que resolviera las ideas que tenía rondando en su cabeza: a través de una anotación, generar un código, desarrollar un algoritmo, generar una tarea y automatizar el proceso.

Quería resolver, de manera lógica, conceptos abstractos. Responder a las preguntas que le surgían a través del cálculo y la estadística.

Han pasado 70 años y, lo que hoy llamamos BIG DATA, no deja de tener el mismo propósito.

Entre los nuevos modelos de negocio que exploran y reinventan la percepción de los datos, nos encontramos con tres tipos de servicios: DaaS (Data as a Service), IaaS (Information as a Service) y AaaS (Answer as a Service).

En forma piramidal, a medida que crece la dificultad de interacción con esos datos, se incrementa el valor del servicio asociado.

La información siempre ha sido y será el tesoro más valioso con el puede contar una compañía. En la era de la sociedad de la información y en la que, al día, se generan 2,5 quintillones (1 quintillón = 10³⁰ = 1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 bytes), resulta más que evidente que se trata de la herramienta empresarial y social más importante de la historia.

Empresas pequeñas, medianas y grandes pueden y deben usar esta tecnología para cubrir prácticamente cualquier necesidad. Se trata de un nuevo prisma que modifica la visión de tu negocio desde cualquier perspectiva, desde el negocio, pasando por el desarrollo y llegando a las operaciones.

La democratización de los datos ya no es una utopía. Open Data Inception te ofrece un mapa de más de 2.500 repositorios de información abierta alrededor del mundo.

El gobierno de los Estados Unidos, también ha abierto la veda con un proyecto extraordinario llamado datausa.io. Más que los datos en sí, la belleza reside en las historias que cuenta. El sentido que le da a esos datos es el verdadero valor sobre esta información.

Palantir va un paso más allá y se posiciona como la herramienta líder usada por los gobiernos para resolver las grandes preguntas sobre problemas críticos sociales: desde la predicción de crímenes, al estudio de enfermedades pasando por la política de antifraude, etcétera. Le das un problema y te ofrece la solución.

De entre todos los servicios privados de pago, os comento que me quedaría con The Quid. Cuenta con los mejores datos privados hasta la fecha. Más que un BIG DATA, ellos se definen como una inteligencia de datos ampliada y cierto es que te la dan: imagina una coctelera que mezclara toda la sabiduría de la investigación, supiera el estado de todas las patentes y se aderezara con todo el contenido de las redes sociales.

Si Simon levantara la cabeza diría: “ESTO ES LO QUE QUERÍA”. Por fin se ha inventado la máquina que responde a todas tus preguntas, desde la tendencia, pasando por la estrategia e identificando lo más importante, el componente emocional de tu cliente. Instantáneamente adquieres un conocimiento excepcional bajo demanda y en tiempo real. Esto, que es lo que siempre se ha llamado como intuición, olfato o magia, por directivas de negocio de todo el mundo, se transforma en una simple visualización de fractales.

A priori, todas las apuestas apuntan al científico de datos como el perfil más demandado en los próximos años: personas que procesen, limpien y modelen esta información, tanto la interna generada dentro de las compañías, como la externa dentro contexto global. Pero, sinceramente, creo que va a ser la profesión más rápida de la historia, no encuentro un proceso más automatizable que el BIG DATA.

La figura de lo que Gartner ha bautizado como Citizen Data Scientist (aquellos que saben leer las tendencias y son capaces de generar modelos predictivos), adquirirá más peso.

Las herramientas ya las tenemos, ahora lo importante es el sentido y las ideas que surjan de esta maravilla. Bien utilizada, nos va a llevar a un nivel de diversidad y bifurcación en los negocios sin precedente.

Deja una respuesta